domingo, 3 de julio de 2011

Jornada nocturna

.
Un vértigo atroz duerme
dentro de una mujer
deliciosa y llana
.
Perdida en el camino
se entrega al mundo
y libre se abandona
.
De niña hundía sus dedos
en la raíz de los sueños
Sueños que ya
no crecen en esquinas
en noches en vela
en faroles apagados
.
Recorrido inalcanzable
taconear la ciudad
y pretender el mundo
.
Imposibles doce horas
de víctima recuperada
de noches de vorágine
de entrañas profundas
y de tierra
.

5 comentarios:

Elena dijo...

Excelente Vane, estás tan inspirada, tan a flor de piel. Te quiero!!!
La imaginé en Constitución, con frío y hastiada de todo. Pobrecita!!!

Elena dijo...

Excelente Vane, estás tan inspirada, tan a flor de piel. Te quiero!!!
La imaginé en Constitución, con frío y hastiada de todo. Pobrecita!!!

**VaNe** dijo...

Elen! Qué honor tu visita por aquí =) Y sí, tal cual, llegó bien entonces la idea; bien podría ser esa muchacha, yo la veo laburando en medio del frío de la noche...

Son muy bellas tus palabras... Encantada de tenerte por acá, sos siempre bienvenida. Te quiero con toda el alma! G R A C I A S =)

Marcela dijo...

Hay destinos difíciles, sin dudas. Lindo poema, muy lindo.
Un beso.

**VaNe** dijo...

Marcela: sin dudas...
Muchas gracias por pasar y por tus palabras! Besos!