lunes, 16 de junio de 2014

La Redonda

.
.
Era la promesa del juego
y el cucurucho bañado a la vuelta
Era juntar plumas
helicópteros de semillas
ser superhéroes
Era la valentía misma en patines
en cada salto de baldosa
Eran los callos oxidados de hamaca
y con los pies tocar el sol
Era “a ver quién gana deacastayá”
Eran los miles
“¡Mami, mirame!, ¡Mami, mirame!”
y un mono trepador cabeza abajo
Eran las plegarias constantes a San Roque
piel quemada de tobogán
y que este perro no me toque
Era el escenario de estreno
de-lo-que-fuera a control remoto
Era odiar a los hippies
por atardecer nuestro mundo
Era Porcheto de fondo
agua helada
y rollos de fotografía
Cazaliz en verano
frutillas
campanas
Era mi infancia
mis hermanos, mi familia
Era mi plaza
Aún la conservo viva
.
.

2 comentarios:

jordim dijo...

Un buen poema.

lunaroja dijo...

es el recuerdo perfecto de una época maravillosa! HERMOSO